Nuestros sitios
Compartir

Carne de cerdo: ¿buena o mala?

Por: Diabetes Juntos x ti 18 Dic 2018
Integra esta carne a tu dieta
Carne de cerdo: ¿buena o mala?

Se come con tortilla, dorada, machacada, en picadillo e incluso con pan, es la carne de cerdo, producto alimenticio tras el cual giran varios mitos, que generalmente la mantienen estigmatizada.

¿Qué piensan los mexicanos de la carne de cerdo?

De acuerdo con Laura Ruvalcaba, CEO de Brain (empresa de investigación de mercado), quien se encargó del estudio cualitativo sobre la percepción de los mexicanos con respecto a la carne de cerdo, comenta que la mayoría le dan un valor afectivo de reserva, suciedad, gordura, infecciones (cisticerco) y perjudicial para la salud al relacionarla con colesterol, Diabetes, ácido úrico y triglicéridos. En contraste con otro tipo de carnes como el pollo y el pescado, a las que se les atribuye nobleza y salud.

Mitos de la carne de cerdo

A pesar de ser la carne porcina “un producto básico, de consumo cotidiano, del buen comer por una cuestión cultural”, las personas le tienen rechazo, principalmente por una serie de mitos:

  • contiene cisticercos
  • inhibe el efecto de los antibióticos
  • produce dolor de cabeza
  • provoca parálisis facial si se hace coraje

Recomendaciones al comprar carne de cerdo

  1. Al comprar la carne, ésta debe poseer un color de rojo a rosa, pues “la mayoría de las amas de casa, sobre todo las más jóvenes, tienden a comprar la más blanca, lo cual es un error”.
  2. Optar por un trozo con pocos bordes blancos, ya que es evidencia de grasa.
  3. No elegir carne caliente, ya que debe tener un proceso de refrigeración.
  4. Cocinar a término medio, específicamente a 70 grados, para matar bacterias.
  5.  Elegir varios tipos de corte, con la finalidad de comer un trozo con poca grasa.

La carne de cerdo sí es buena

Ante este panorama, el Doctor Diego Braña Varela, Investigador del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) y encargado del proyecto Indicadores de calidad en la cadena de producción de carne fresca en México, recomienda su consumo por su aporte de ácidos grasos como el oleico y el omega 3; tiamina; vitamina B6 y B12; y hierro que ayuda a combatir anemias.

 Posibles problemas de la carne de cerdo

Braña, quien también es presidente de la Asociación Mexicana de Ciencia y Tecnología de la Carne (AMEXITEC), considera que si la carne de cerdo llega a presentar problemas es por su mala distribución, pues “al llegar a la carnicería, no falta quien llegue a tocarla, ya sea para sentir la frescura o blandes, lo cual la infecta”. Además, es necesario poner atención en la labor de producción de los rastros o lugares encargados de proveer la carne, los cuales deben contar con las medidas higiénicas necesarias.

Sentimiento de culpa al comer carne de cerdo

Sin embargo, también los mexicanos le otorgan un significado a nivel sensorial de “disfrute”, al considerarla con un buen sabor y consistencia, es decir, la “remite al mundo del placer”, aunque después venga la culpa.

Tal pensamiento colectivo de “rechazo” lo evidencian las estadísticas, pues en México sólo 18 kilos se consumen anualmente, en cambio, en otros países como Alemania se comen 80 kilos; Dinamarca 76 kilos; Taiwán 77 kilos; y Estado Unidos 45 kilos.

“Es necesario tener una dieta variable para que sea saludable, con minerales, grasas específicas para llevar una vida sana y el cuerpo funcione mejor”, invita el doctor Braña, pero sin necesidad de omitir la carne de cerdo, ni excederse con tacos de carnitas cada fin de semana.