Nuestros sitios
Compartir

Compras en el supermercado

Por: Diabetes Juntos x ti 19 Ene 2016
Aquí te decimos cómo hacer el súper de forma saludable
Compras en el supermercado

Compras en el supermercado

En dos pasos podrás comprar lo necesario y suficiente para ti y para tu familia. Harás el súper saludable.

Paso 1: En casa

Comer saludablemente es un hábito que comienza desde el momento en el que planeamos la lista del súper en nuestra casa, ya que es ahí donde podemos programar las comidas de la semana o, incluso, la quincena. Cuando vayas a anotar artículos en la lista, puedes hacerlo en compañía de algunos miembros de la familia, con el fin de que todos estén enterados y conscientes sobre lo que se va a comprar.

Te recomendamos este video

Recuérdales que todos pueden participar, pero con opciones que no se salgan de lo saludable y rico.

Si llevas un régimen alimenticio en especial ten a la mano la dieta que te haya indicado tu médico, con el fin de que no vayas a olvidar nada. Pregúntale alternativa a algún platillo para que en caso de que no hubiera dicho producto puedas sustituirlo con otro, y no tengas que improvisar en el momento.

Te recomendamos tener a la mano el plato del buen comer. Te ayudará a definir exactamente el tipo de alimentos y la cantidad que requieres. Además, ten en mente que hacer 5 comidas al día es una excelente manera de comer bien. Planea tus comidas fuertes antes de ir al mercado, y haz una variada lista de los entremeses (2 diarios) que prepararás. No te saltes ninguna comida y procura hacerlas siempre a la misma hora.

Paso 2: en el supermercado

El segundo paso para “comprar saludablemente” se da en el súper o mercado donde haces tus compras. Por esta razón, es indispensable llevar una lista previamente hecha, ya que así evitarás recorrer todos y cada uno de los pasillos, tomando productos de todos lados y sin una planeación. Y cuando llegas de vuelta a tu casa te das cuenta de que la mitad de los artículos son innecesarios, poco saludables y no coinciden con una dieta.

Otro tip muy útil es nunca hacer el súper cuando se tiene hambre. ¿Por qué? Muy simple: desde que llegas al súper se te antoja todo y quieres comprar todo. Desde comida chatarra, hasta refrescos y comida que jamás has consumido, pero que en ese instante te parece suculenta. Lo saludable lo dejas a un lado.

Una vez en el súper, elige frutas y verduras de temporada; te darás cuenta que tienen un costo menor y su calidad es mayor.

Recuerda que una buena planeación te evitará olvidar comprar algo realmente necesario, lo cual representa un ahorro, ya que no tendrás que gastar en gasolina para ir nuevamente, propinas y algunos artículos innecesarios que siempre se “pegan” al carrito.

Conforme te vayas acostumbrando a este modo de hacer el súper se te hará menos pesado, más rápido y tendrás, poco a poco, menos tentación de comprar artículos poco saludables que en realidad no necesitas.