Por favor, active javascript para seguir navegando en este sitio

Iniciar Sesión
Cerrar
Inicia sesión para tener acceso a nuestro contenido premium


Olvidé mi contraseña
Cerrar
La única membresía que te lleva de la mano hacia un estilo de vida mas saludable
BENEFICIOS Tarjeta de descuentos
Línea de ayuda 24x7
Consulta médica por videollamada
Talleres con especialistas
10 revistas al año y 2 especiales
Suscríbete por $950 al año
Obtén contenidos exclusivos aquí

¿Tu alimentación es emocional?

Escrito por:
Comparte la nota
Mujer banana spli

 


Se denomina como alimentación emocional a la ingesta de alimentos a causa de la necesidad de apagar una emoción sin sentir una hambre real.
Comer cuando se está enojado o triste o contento puede ser llevar a un exceso de calorías y el aumento de peso progresivo.

PUBLICIDAD

Estos son algunos factores que pueden disparar la alimentación emocional:

  • Pasado con carencias emocionales. Si tuviste una infancia con sobreexigencias, es decir de constante insistencia por parte de los adultos que te rodeaban, es probable que tus emociones buscan el placer, la atención de otros y la calma que surge de tener aquello que se carece, te empujen a comer siempre que veas comida.
  • Preocupación por la alimentación. Con frecuencia los comedores emocionales se obsesionan con la comida, con su presencia y su inclusión en la vida diaria, por lo tanto, si estás pensando todo el tiempo en qué comer, qué comerás y demás, tienes más probabilidades de comer por emociones.
  • Historia de adicciones. Si antes eras un fuerte fumador o eras adicto a otras sustancias, puedes haber reemplazado la fuente de placer que la adicción significaba por la comida y tener frecuentes episodios de comilonas.
  • Autocrítica. Ser demasiado exigente con uno mismo, así como tener pensamientos negativos hacia nosotros puede activar la alimentación emocional.
  • Influencias sociales. Tener presiones externas, convivir con situaciones estresantes, o padecer de temor por las miradas ajenas puede llevar a una situación de angustia y/o ansiedad que nos empuja a comer.
  • Tener una enfermedad. Padecer Diabetes puede causarte un conflicto con la alimentación y por consecuencia al estrés, comer de más. Es importante que si detectas que entre más te preocupas por lo comes, más alimentos poco saludables ingieres, acudas de inmediato con tu Médico, ya que este comportamiento puede llevarte al descontrol de la glucosa.

La alimentación emocional es difícil de erradicar y es necesaria la intervención de un psicólogo que proporciones las herramientas necesarias para identificar las causas de nuestros deseos de comer y minimizar las ocasiones en que comemos sin hambre real. Así, poder discernir por qué comemos es de gran ayuda si buscas moderar el consumo de alimentos.

Relacionadas
Diabetes Juntos x Ti

El contenido al que estás tratando de acceder es reservado para usuarios registrados. Puedes leer más en el siguiente enlace:

Obtener más información
Redirigiendo en 10