Nuestros sitios
Compartir

¡Aguas con la nefropatía diabética!

Por: Diabetes Juntos x ti 23 Dic 2015
Esta enfermedad es asintomática y puede causar la muerte
¡Aguas con la nefropatía diabética!

A pesar de que se desconoce la causa exacta de la nefropatía diabética, diversos estudios apuntan a que es la hiperglucemia no controlada la que conduce al daño renal irreversible. Situación que se agrava cuando la persona sufre, además, de hipertensión.

Es importante señalar que no todas las personas con Diabetes desarrollan esta afección, ya que, en algunos casos, los genes o antecedentes familiares son factores de probabilidad.

¿En qué consiste la nefropatía diabética?

Te recomendamos este video

Cada riñón está compuesto de cientos de miles de “filtros” llamados nefronas, las cuales contienen cientos de diminutos vasos sanguíneos o glomérulos. En conjunto, ambas partes ayudan a eliminar los residuos del cuerpo. Cuando hay demasiada cantidad de azúcar en la sangre se dañan estas estructuras, provocando que aumenten de grosor y cicatricen.

Poco a poco, la mayor cantidad de vasos quedan destruidos, las estructuras renales comienzan a tener filtraciones y la proteína empieza a salir en la orina.

PUBLICIDAD

La nefropatía es una de las grandes complicaciones de la Diabetes capaz de llevar a la muerte. Es la causa principal de insuficiencia renal crónica y enfermedad renal terminal en los Estados Unidos y es frecuente que el paciente tenga que usar diálisis o recibir un trasplante del riñón.

Síntomas y prevención

La mala noticia es que es un padecimiento que no refleja síntomas en su etapa inicial, por lo cual, al percibir alguno quiere decir que la enfermedad, y por consiguiente el daño, está muy avanzado.

Algunas señales son:

  • Fatiga en exceso
  • Orina espumosa
  • Mucho hipo
  • Dolores de cabeza frecuentes e intensos
  • Prurito
  • Nauseas, vómito
  • Hinchazón de las piernas
  • Inflamación alrededor de los ojos

    Todas las personas con Diabetes deben someterse a un chequeo médico anual para hacerse examinar la sangre y la orina en búsqueda de signos de posibles problemas renales.

Asimismo, es muy importante consultar con el Médico sobre cualquier medicamento que quieran tomar, ya que pueden lesionar el riñón debilitado.