Por favor, active javascript para seguir navegando en este sitio

Iniciar Sesión
Cerrar
Inicia sesión para tener acceso a nuestro contenido premium


Olvidé mi contraseña
Cerrar
La única membresía que te lleva de la mano hacia un estilo de vida mas saludable
BENEFICIOS Tarjeta de descuentos
Línea de ayuda 24x7
Consulta médica por videollamada
Talleres con especialistas
10 revistas al año y 2 especiales
Suscríbete por $950 al año
Obtén contenidos exclusivos aquí

Conservación de la carne

Escrito por:
Comparte la nota
conservacion-de-la-carne
Casi termina el mes de junio, y por estos días, en el Hemisferio Norte se vive el cambio de estación de primavera a verano, con lo que se marca el inicio de días más calurosos y lluviosos. Con estas condiciones climáticas, es necesario que se preste especial atención en la conservación de los alimentos, pues con el incremento del calor y la humedad hay mayor riesgo de incubación de microorganismos. En este caso debe haber especial énfasis en la carne.

Conservación de la carne

La carne no está prohibida, pero debe consumirse con moderación. La mejor opción es elegir las carnes magras, comprar únicamente lo que vamos a consumir para evitar comer de más y cocinarla con abundantes verduras. Así mismo, si tienes que comer fuera de casa, opta por las porciones más pequeñas.
Para conservar la carne en buenas condiciones con este clima, es necesario refrigerarla al poco tiempo de comprarla, pues en condiciones extremas de calor ambiental, difícilmente aguantará más de una hora antes de tener que ser desechada. Estas son algunas sugerencias para la correcta conservación de la carne:
  • No compres más cantidad de lo que necesitas.
  • Para congelarla adecuadamente, primero se debe retirar toda la grasa del embutido y dependiendo de cómo planea cocinarse, se debe separar por porciones para descongelar conforme se vaya utilizando.
  • Una vez que la carne cruda se descongela no debe volver a congelarse.
  • Al momento de cocinar la carne, el centro debe estar caliente, así aseguramos que las bacterias que hayan podido incubarse se eliminen.
  • No uses las mismas tablas de cortar para la fruta ni la carne y limpia perfectamente la superficie, pues los residuos de sangre en la carne pueden contener gérmenes que se extenderán en la tabla de corte.

También es importante tener una carnicería o tienda favorita, pues ya conoces el tipo de carne que brinda y evitas desagradables sorpresas. Si consideras que la carne no es buena, debes avisar al despachador y evitar comprarla, pues en esta temporada es especialmente peligroso ingerir alimentos en mal estado. 

 

Relacionadas
Diabetes Juntos x Ti

El contenido al que estás tratando de acceder es reservado para usuarios registrados. Puedes leer más en el siguiente enlace:

Obtener más información
Redirigiendo en 10