Nuestros sitios
Continúa leyendo:
Síntomas de diabetes infantil
Comparte
Compartir

Cuidar a un hijo con Diabetes tipo 1

Por: Diabetes Juntos x ti 07 Ene 2016
La Diabetes tipo 1 puede manifestarse en cualquier etapa de la vida, pero es más frecuente en niños, adolescentes o adultos jóvenes. En la actualidad, […]
Cuidar a un hijo con Diabetes tipo 1

La Diabetes tipo 1 puede manifestarse en cualquier etapa de la vida, pero es más frecuente en niños, adolescentes o adultos jóvenes. En la actualidad, la población más afectada son niños de 0 a 5 años.

Cuidar a un hijo con Diabetes tipo 1

En la Diabetes tipo 1, el sistema inmunológico destruye las células del páncreas encargadas de producir una hormona llamada insulina. Los seres humanos obtenemos energía de la glucosa que proviene de los alimentos; sin embargo, si el organismo deja de producir insulina, es imposible utilizar la glucosa. Cuando no hay producción suficiente de insulina, el azúcar en sangre aumenta, provocando daño en órganos y sistemas, principalmente nervios y vasos sanguíneos; es en situaciones así que se requiere de inyecciones de insulina.

Te recomendamos este video

Si se tiene un hijo con Diabetes, es indispensable que pueda realizar sus actividades sin problemas, que los padres tomen las medidas necesarias para proveerle los cuidados adecuados y procurarle una mejor calidad de vida. No se debe olvidar que el tratamiento es de por vida, es por ello que toda la familia debe involucrarse y adaptarse a la nueva alimentación y estilo de vida saludable que debe llevar una persona con Diabetes tipo 1.

¿Qué hacer y cómo?

1-La aplicación de inyecciones de insulina:

Llenar la jeringa con aire; inyectar ese aire en el frasco de insulina para evita burbujas.

PUBLICIDAD

Extraer las unidades de insulina necesarias y asegurarse de que no se hayan creado burbujas.

Elegir la zona de aplicación; abdomen, glúteos, muslos, brazos, e introducir la jeringa de manera firme en un solo movimiento. No es necesario hacer un pliegue en la piel, pues gracias al largo de las agujas la insulina entra perfectamente.

Presionar el émbolo de la jeringa y esperar 10 segundos para asegurarse de que la insulina sale adecuadamente y entra en el cuerpo.

No dar masaje, ni tallar o sobar la zona inyectada para no alterar la composición y la acción de la insulina.

2-Monitoreo de los niveles de glucosa:

Lavar las manos al pequeño antes de pincharlo.

-Sacar la tira de medición e ingresarla en el monitor que encenderá automáticamente.

Preparar la pluma con su aguja, colocar el dedo medio, anular o meñique y realizar la punción en la yema del dedo en la parte lateral.

Presionar el dedo para extraer la sangre suficiente para la tira reactiva.

-En pocos segundos se obtiene el resultado.

-Los niños con Diabetes tipo 1 deben hacerse mínimo cuatro mediciones al día: antes de comer y de dormir o durante la madrugada. El Médico puede aconsejar y dar indicaciones más precisas.

cuidar-a-un-hijo-con-diabetes-tipo-1-1

3-En la Escuela:

-Se debe mantener una buena comunicación con la escuela, ya que el niño requiere aplicarse insulina, monitorear su glucosa y tener disponibilidad de alimentos en caso de sentirse mal.

-Es importante hablar con los directivos para explicarles que la Diabetes tipo 1 no es discapacitante, pero que el niño requiere de su apoyo.

-Dejar todos los teléfonos posibles para localización.

Brindarle capacitación a la persona responsable, para que sepa cómo actuar en caso necesario.

-Se debe pedir acceso a la escuela a cualquier hora del día que se requiera, pues el niño podría necesitarlos.

4-Enfermedades:

Hablar con el Pediatra o Médico para saber qué tipo de tratamiento se le debe dar al niño. Él tendrá que ajustar las unidades de insulina, pues en estos casos puede necesitar más.

Medir los niveles de glucosa en sangre y ajustar el tratamiento de insulina según lo indicado por el Médico.

-En el caso de los niños y adolescentes, es importante medir las cetonas, que son desechos tóxicos del organismo que, al haber niveles elevados de glucosa, pueden estar presentes o elevadas en la sangre, lo cual pone en riesgo de padecer una cetoacidosis.

 

Fuentes: Nadia Montes, Licenciada en Nutrición, Educadora en Diabetes Certificada y Miembro de la Federación Mexicana de Diabetes; Federación Mexicana de Diabetes; Adriana Flores Hinojos.