Nuestros sitios
Continúa leyendo:
5 acciones para dejar de fumar
Comparte
Compartir

Despídete del cigarro en trece pasos

Por: Diabetes Juntos x ti 27 May 2016
¿Estás decidido a dejar de fumar pero no puedes? Inténtalo con este ejercicio.
Despídete del cigarro en trece pasos

Sabemos que abandonar el hábito de fumar puede ser muy difícil, pues implica muchos factores además de la adicción a la nicotina, pero nunca está de más agotar todos los intentos con tal de recuperar tu salud.

Si tu voluntad no ha sido suficiente, puedes además incluir un plan de ejercicios para dejar de fumar. Se sabe que las personas que se mantienen activas físicamente son menos propensas a adquirir el hábito o pueden dejarlo más rápido.

Despídete del cigarro en trece pasos

  1. Ponte de pie en una habitación bien ventilada. Abre las piernas y coloca tus brazos arriba como si hicieras una cruz.
  2. Inhala profundamente por tu nariz y lleva tus brazos hacia atrás.
  3. Exhala y mueve los brazos hasta regresar en cruz. Inhala nuevamente y lleva tus brazos hacia adelante de tu pecho hasta que tus palmas se toquen. Exhala.
  4. Vuelve a inhalar y lleva tus brazos arriba de tu cabeza.
  5. Dobla tu cintura y baja tus brazos hasta tocar el piso. Exhala y vuelve a la postura original.
  6. Respira nuevamente mientras elevas tus brazos.
  7. Dobla de nuevo tu cintura y pasa tus brazos por entre tus piernas. Mantén tu respiración durante algunos segundos y luego exhala.
  8. Regresa a la postura inicial.
  9. Parado en tu lugar, comienza a mover tus piernas como si caminaras, pero sin moverte.
  10. Luego mueve tus brazos y comienza a subir más tus piernas.
  11. Ahora, tratando de mantener tu respiración de forma normal, haz como si corrieras en tu lugar. Trata de hacer este ejercicio el mayor tiempo que puedas.
  12. Luego descansa, respira profundamente por la nariz y saca el aire por la boca.
  13. Parado, haz algunas respiraciones para relajarte. Con este ejercicio notarás cómo el tabaco merma tu capacidad respiratoria, pero conforme lo practiques recuperarás tu capacidad y poco a poco necesitarás menos del cigarro.

Te recomendamos este video

Este ejercicio lo puedes practicar cada vez que sientas ganas de fumar. Con el paso de los días, te darás cuenta de que tu calidad respiratoria mejora, deja que eso te motive a continuar con el proceso para eliminar definitivamente al tabaco de tu vida.

PUBLICIDAD