Nuestros sitios
Compartir

Diabetes y problemas de motilidad

Por: Diabetes Juntos x ti 09 Dic 2015
Los problemas de motilidad estomacal e intestinal se presentan en 6 de cada 10 personas que viven con Diabetes. Se trata de un problema que […]
Diabetes y problemas de motilidad

Los problemas de motilidad estomacal e intestinal se presentan en 6 de cada 10 personas que viven con Diabetes. Se trata de un problema que surge porque el descontrol de la glucosa daña las arterias que permiten el correcto funcionamiento del estómago y los intestinos. Muchos de los pacientes con Diabetes consumen alimentos irritantes, lo cual empeora el estado de la mucosa en el estómago.

Diabetes y problemas de motilidad

Entre los principales problemas de motilidad estomacal e intestinal están:

Te recomendamos este video

-Gastroparesia o parálisis del estómago: hay problemas de movilidad en el estómago que interfieren con los cuidados de la Diabetes; se trata de una falta de reflejo que permite al estómago vaciarse o contener alimentos, función llamada acomodación gástrica.

-Síndrome de vaciamiento gástrico: ocurre cuando el paciente presenta diarrea, dolor abdominal y vómitos.

PUBLICIDAD

diabetes-y-problemas-de-motilidad-1

Tratamiento

Se debe acudir con un Gastroenterólogo, quien revisará el nivel de bacterias dentro del estómago y planteará un tratamiento integral que puede incluir:

-Reducción de bacterias: Se recetan medicamentos que permiten su eliminación progresiva.

-Cambio de dieta: Lo mejor es seguir una dieta recomendada por un profesional. Se deben eliminar los alimentos irritantes y aquellos que generen pesadez estomacal.

-Ejercicio: Caminar 15 minutos al día es esencial para que el estómago se mueva con mayor naturalidad.

Tomar agua: Se recomienda que cada dos horas se beban líquidos; 250 mililitros cada 120 minutos.

-Medicamentos: Los llamados procinéticos ayudan a recuperar la motilidad del estómago, deben ser prescritos por un Médico.

La mejor manera de prevenir problemas de motilidad es evitando la obesidad. Una persona con kilos de más tiene un número mayor de gases y reflujo del contenido alimentario, el cual vienen del estómago y sube por el esófago, por lo que desarrolla esofagitis. Ya que la persona tiene problemas para controlar el volumen de su estómago y suele sentirse inflamada, es normal que decida no hacer ejercicio, lo cual sólo empeora el estado en que se encuentra. Es necesario salir de este círculo vicioso y acudir con un especialista que ayude en el control de la glucosa y la revisión constante del cuerpo.

 

Fuentes: Juan Francisco Javier Rivera Ramos, Gastroenterólogo del Hospital Español; Colegio Mexicano de Gastroenterología; María Santos.