Nuestros sitios
Compartir

Estreñimiento y Diabetes

Por: Diabetes Juntos x ti 05 Ene 2016
¿Si tengo Diabetes me puede dar estreñimiento? Descúbrelo aquí
Estreñimiento y Diabetes

¿Dolor abdominal?, ¿pesadez? u ¿obrar con dificultad? Estos son algunos de los síntomas del estreñimiento o del mal funcionamiento del aparato digestivo para expulsar heces fecales.

Estreñimiento y Diabetes

¿Qué es el estreñimiento?

La también llamada irregularidad en el Peristaltismo Intestinal suele presentarse cuando el aparato digestivo no logra remover los alimentos de una manera ligera y sin dolor; e incluso, pueden presentarse sólo tres expulsiones por semana, cuando se recomienda alrededor de cinco al día.

Te recomendamos este video

Cabe recordar que la defecación es por un estímulo nervioso y tal energía depende de la adecuada circulación sanguínea, las personas con una Diabetes mal controlada suelen tener una circulación deficiente. Aunado a ello, los medicamentos, como la insulina, son otro factor que entorpece la labor digestiva.

¿Cómo curar el estreñimiento?

Ante tal padecimiento es recomendable:

  • Optar por una dieta rica en fibra, la cual se encuentra en las frutas, verduras y cereales (cebada, ajonjolí, avena, amaranto, linaza) y dátiles (ciruelas pasa). Se debe reducir el consumo de harinas, ya que estos alimentos son más difíciles de digerir.
  • Realizar actividad física como correr, practicar yoga, Pilates u otras disciplinas de este tipo, con la finalidad de agilizar principalmente las piernas y el tronco.
  • Beber constantemente agua. Dos litros al día ayudan a eliminar toxinas y remover aquel material endurecido en el organismo.
  • Alejarte de los laxantes o fármacos que “agilicen” el metabolismo, ya que su efecto es mientras se beben y al dejar su consumo provoca desaceleración en el aparato digestivo. Además, irrita el tubo digestivo, el colon y genera dolor abdominal intenso.
PUBLICIDAD

Lamentablemente, no hay una solución inmediata para el estreñimiento, pero sí hay maneras de sobrellevarlo y reducir su presencia. Es indispensable que no se ignore el problema, ya que no únicamente se reduce la calidad de vida, sino también puede llegar a ser necesaria una intervención quirúrgica.