Por favor, active javascript para seguir navegando en este sitio

Iniciar Sesión
Cerrar
Inicia sesión para tener acceso a nuestro contenido premium


Olvidé mi contraseña
Cerrar
La única membresía que te lleva de la mano hacia un estilo de vida mas saludable
BENEFICIOS Tarjeta de descuentos
Línea de ayuda 24x7
Consulta médica por videollamada
Talleres con especialistas
10 revistas al año y 2 especiales
Suscríbete por $950 al año
Obtén contenidos exclusivos aquí

¿La obesidad es una problema genético?

Comparte la nota

pesarseEs una realidad que el sobrepeso y la obesidad son problemas que comienzan con la alimentación desbalanceada y la falta de ejercicio, pero también es cierto que numerosos estudios afirman que el factor genético influye en 40% a 70% de los todos los casos.

En el organismo humano hay más de 250 genes que están relacionados con la obesidad. Unos tienen que ver con el metabolismo; otros, con la saciedad o con el apetito voraz. “Sin embargo, más que los genes que afectan el metabolismo, son los genes que regulan el apetito a nivel cerebral (inciden sobre la dopamina, la serotonina, los opioides endógenos y muchas otras sustancias) los que posiblemente están alterados en la mayoría de los obesos”, dice Juan Pablo Méndez Blanco, académico de la Facultad de Medicina y coordinador de la Unidad de Investigación en Obesidad que la UNAM tiene en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán.

PUBLICIDAD

Se sabe que mutaciones en el gen del receptor 4 de la melanocortina propician algunos casos de obesidad, pero hay muchos otros genes involucrados que determinan que una persona tenga mayor voracidad o se contenga ante un plato grande de comida y no se lo termine.

“Nosotros postulamos que en la obesidad posiblemente estén involucrados los genes de los receptores de la dopamina, que es una amina cerebral que regula el proceso de cognición, la locomoción y el comportamiento, pero que tiene que ver también con las adicciones (a las drogas, al alcohol, al juego, al sexo, a la comida…)”, comenta el investigador.

Sin embargo, no hay que perder de vista que “con todo que un individuo tenga una carga genética para desarrollar obesidad no implica necesariamente que vaya a ser obeso. Se puede acotar esa predisposición con educación”, explica el especialista de la UNAM.

Relacionadas

No encontramos notas relacionadas.

Diabetes Juntos x Ti

El contenido al que estás tratando de acceder es reservado para usuarios registrados. Puedes leer más en el siguiente enlace:

Obtener más información
Redirigiendo en 10