Por favor, active javascript para seguir navegando en este sitio

Iniciar Sesión
Cerrar
Inicia sesión para tener acceso a nuestro contenido premium


Olvidé mi contraseña
Cerrar
La única membresía que te lleva de la mano hacia un estilo de vida mas saludable
BENEFICIOS Tarjeta de descuentos
Línea de ayuda 24x7
Consulta médica por videollamada
Talleres con especialistas
10 revistas al año y 2 especiales
Suscríbete por $950 al año
Obtén contenidos exclusivos aquí

Nefropatía diabética: ¿qué es?

Comparte la nota

La nefropatía diabética es una complicación de la Diabetes, en la cual la función de los riñones se ve afectada. En casos extremos, llega a provocar insuficiencia renal, pero no todos los pacientes con Diabetes desarrollan esta condición, el secreto está en controlar la glucosa.

Nefropatía diabética: ¿qué es?

Los riñones están compuestos de células llamadas nefronas, que tienen como función filtrar lo que llega a estos órganos. Además, existen muchísimos vasos sanguíneos denominados glomérulos, ambos trabajan para limpiar la sangre y producir orina, sustancia en la que se encuentran todos los deshechos del cuerpo. Los niveles elevados de azúcar en sangre, como consecuencia de la Diabetes, pueden estropear esos vasos, al punto que con el paso del tiempo el riñón deje de cumplir completamente con su función.

Los factores de riesgo para el desarrollo de esta complicación son:

  • Mal control de la Diabetes
  • Tener hipertensión
  • Antecedentes familiares de hipertensión o enfermedad renal
  • Padecer colesterol elevado
  • Ser fumador
  • Tener Diabetes tipo 1 antes de los 20 años de edad
PUBLICIDAD

En general, la nefropatía diabética puede aparecer junto con otras complicaciones propias de la Diabetes como retinopatía, hipertensión y cambios vasculares.

¿Cuáles son los síntomas de la nefropatía diabética?

En las primeras etapas la nefropatía diabética no causa síntoma alguno, pero a medida que el riñón deja de funcionar, comienzan a aparecer señales como:

  • Colesterol alto
  • Triglicéridos altos
  • Presión elevada
  • Dolor de cabeza
  • Picazón en todo el cuerpo
  • Fatiga
  • Hipo
  • Espuma en la orina
  • Malestar general
  • Náuseas y vómitos
  • Piernas hinchadas
  • Falta de apetito
  • Hinchazón y aumento de peso como consecuencia de la acumulación de líquido
  • Inflamación en contorno de ojos por las mañanas

¿Cómo se diagnostica la nefropatía diabética?

El diagnóstico se hace a través de pruebas de laboratorio que detectan en la orina una proteína denominada albúmina. Detectarla en etapas tempranas puede hacer que el daño no avance, por lo cual a los pacientes con Diabetes se les recomienda la realización de análisis regularmente.

Los análisis de laboratorio incluyen:

  • Creatinina en suero
  • Hematocrito
  • Hemoglobina
  • Niveles en sangre de calcio, fósforo, potasio y bicarbonato
  • Proteína en la orina de 24 horas
  • Electroforesis de proteína en orina

¿Cuál es el tratamiento para la nefropatía diabética?

El objetivo del tratamiento, en principio, es controlar la presión y prevenir el avance del daño renal. Para ello se emplean medicamentos, pero para casos muy avanzados de la enfermedad es necesario hacer uso de la diálisis (proceso mediante el cual una máquina hace el trabajo que ya no pueden realizar los riñones afectados).

Otras medidas de tratamiento incluyen:

  • Controlar los niveles de glucosa en sangre. En etapas tempranas de la enfermedad, puede ayudar a retrasar el daño en los riñones.
  • Restringir la cantidad de proteína en la dieta.
  • Trasplante de riñón si la enfermedad se encuentra en fase Terminal.

¿Cómo puede prevenirse?

La manera más efectiva de evitar que desarrolles nefropatía diabética es controlar los niveles de azúcar en sangre. Para ello, es preciso mantener un peso apropiado, hacer dieta, ejercicio regularmente y tomar la medicación.

Relacionadas
Diabetes Juntos x Ti

El contenido al que estás tratando de acceder es reservado para usuarios registrados. Puedes leer más en el siguiente enlace:

Obtener más información
Redirigiendo en 10