Nuestros sitios
Compartir

Neuropatía y Radiculopatía

Por: Diabetes Juntos x ti 27 Nov 2015
El cuerpo está hecho para sentir. Las terminaciones nerviosas ayudan a percibir todas esas sensaciones que encontramos a cada momento del día. Sin embargo, cuando […]
Neuropatía y Radiculopatía

El cuerpo está hecho para sentir. Las terminaciones nerviosas ayudan a percibir todas esas sensaciones que encontramos a cada momento del día. Sin embargo, cuando la Diabetes está descontrolada, los nervios se afectan si la glucosa está elevada. Para saber el tratamiento correcto es indispensable conocer la diferencia entre las posibles afecciones que puede sufrir alguien con Diabetes.

Neuropatía y Radiculopatía

El Sistema Nervioso Central (SNC) incluye la médula espinal y el cerebro, que funcionan como procesadores de información y centro de mando. Los nervios llevan los mensajes desde el SNC al resto del cuerpo pero si se ven afectados por algún trastorno dejan de actuar normalmente.

-Neuropatía

Te recomendamos este video

No se trata del nombre asignado a una enfermedad específica. Es el nombre que describe diversos trastornos. Existen numerosos tipos de neuropatías de acuerdo a su ubicación, función y según los nervios que se vean afectados. La neuropatía periférica, la Diabetes siendo la más común de sus causas, hace referencia a un mal funcionamiento de los nervios fuera del cerebro y la médula espinal.

neuropatia-radiculopatia-1

-Radiculopatía

PUBLICIDAD

En este caso, sí se trata de un trastorno cerca de la raíz de cualquier nervio a lo largo de la columna vertebral; esto la vuelve un tipo de neuropatía. Puede ocurrir en cualquier área de la columna, las zonas lumbares y cervicales son donde se presenta con mayor frecuencia. La lumbar afecta a los nervios en la espalda baja y la cervical daña los nervios del cuello.

neuropatia-radiculopatia-2

¿Cómo detectarlo?

La mejor manera es con una electromiografía, estudio en el que se evalúa la actividad eléctrica que corre por los nervios hacia los músculos. En una sesión se introducen ciertas agujas para ver cómo fluye la corriente eléctrica en los nervios. Pequeñas descargas determinan si el tejido tiene un daño menor o si es grave.

Después de evaluarse el daño se lleva a cabo un plan de tratamiento, enfocado en mantener y evitar que los nervios se sigan dañando.

Es importante tomar en cuenta que el nervio dañado ya no se cura, lo que realmente se procura con la atención médica es proporcionar calidad de vida. La mejor manera de prevenir este daño es apegarse al tratamiento de la Diabetes y el control de glucosa.

Fuentes: Daniel Pineda Monroy, Terapista Físico del INR; María Santos.