Nuestros sitios
Comparte
Compartir

Obesidad: ¿Un problema de cultura?

Por: Diabetes Juntos x ti 12 Ago 2010
La obesidad es ya un problema epidemiológico en nuestro país pues más del 70% de la población la padece.
Obesidad: ¿Un problema de cultura?

básculaAhora se sabe: estar pasado de peso provoca serios problemas de salud como Diabetes, hipertensión, enfermedad cardiaca, problemas renales y varios tipos de cáncer, sin contar que acorta la esperanza de vida de 4 a 5 años y provoca una mala calidad de vida.

Según la Encuesta Nacional de Enfermedades Crónicas, en 2000, el  24% de los mexicanos padecía obesidad; pero ya para 2006, según los resultados de la Encuesta Nacional de Nutrición y Salud, 30%. Así, los obesos y los individuos con sobrepeso -con un Índice de Masa Corporal (IMC) de entre 25 y 30- representan más de 70% de todos los mexicanos.

Te recomendamos este video

¿Qué es la obesidad?

La Organización Mundial de la salud (OMS), define la obesidad y el sobrepeso como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud. El Índice de Masa Corporal (es el resultado de dividir el peso en kilogramos entre la estatura multiplicada por sí misma) es una indicación simple de la relación entre el peso y la talla que se utiliza frecuentemente para identificar el sobrepeso y la obesidad en los adultos, tanto a nivel individual como poblacional.

PUBLICIDAD

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define el sobrepeso como un IMC igual o superior a 25, y la obesidad como un IMC igual o superior a 30. Hay tres tipos de obesidad, dependiendo del IMC: de 30 a 34.9 se llama obesidad grado 1; de 35 a 39.9, obesidad grado 2; y de 40 en adelante, obesidad grado 3 u obesidad mórbida. Sin embargo, existe evidencia de que el riesgo de enfermedades crónicas en la población aumenta progresivamente a partir de un IMC de 21.

No es una condición, es una enfermedad

Anteriormente se creía que la obesidad era un problema menor que más tenía que ver con la apariencia que con la salud, ahora se sabe que interviene en el desarrollo de otras enfermedades “no sólo está asociada a Diabetes tipo 2 y a enfermedades cardiovasculares, sino también a una mayor incidencia de cáncer de colon, de páncreas, de mama y de ovario, así como de enfermedades osteomusculares (osteoartritis de cadera y problemas de las rodillas). Por si fuera poco, a nivel reproductivo, los obesos son menos fértiles debido a las alteraciones hormonales que sufren”, señala Juan Pablo Méndez Blanco, académico de la Facultad de Medicina y coordinador de la Unidad de Investigación en Obesidad que la UNAM tiene en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán.

Asimismo, la obesidad afecta gravemente a las instituciones de salud y las afectará más en el futuro: dentro de dos o tres décadas, por ejemplo, las unidades de cuidados intensivos para pacientes con problemas cardiovasculares serán totalmente insuficientes. “¿Por qué? Porque entonces se juntarán los sujetos que ahora tienen entre 30 y 50 años de edad con los obesos que actualmente tienen entre 15 y 25 años de edad, y que muy pronto comenzarán a padecer enfermedades cardiovasculares”, explica el investigador.

Por lo caro de los tratamientos médico-farmacológico-quirúrgicos, la alta morbilidad de la obesidad, con enfermedades letales asociadas, incrementará los costos de la atención de la salud en México, de por sí ya desbordados. Al respecto, Méndez Blanco comenta: “Un obeso con Diabetes, hipertensión y algún problema de osteoartritis tiene que tomar de cuatro a ocho medicamentos, algunos de ellos muy caros. Y si presenta complicaciones, debe ser internado en un hospital…”

¿De quién es la culpa?

Se dice que la obesidad puede ser genética hasta en un 40%, es decir que en nuestro cuerpo existen genes que nos hacen propensos a desarrollarla, pero “con todo que un individuo tenga una carga genética para desarrollar obesidad no implica necesariamente que vaya a ser obeso. Se puede acotar esa predisposición con educación”, explica el especialista de la UNAM. “Hay que enseñarles a los niños a comer alimentos sanos. Ciertas cosas se deben comer con moderación, como la comida de alta densidad energética. No es bueno acostumbrarlos a los sabores muy dulces. Estudios en animales de laboratorio demuestran que la adicción a ellos es mayor que la adicción a la cocaína”, explica el investigador universitario.

La pregunta queda en el aire: ¿son los individuos lo que tienen que responsabilizarse de no desarrollar obesidad o los sistemas de salud son los verdaderos responsables y deben generar programas de prevención?

Con información de www.eluniversal.com.mx y la Organización Mundial de la Salud

No encontramos notas relacionadas.

NOTAS RELACIONADAS

Lo sentimos, no encontramos notas relacionadas