Nuestros sitios
Compartir

¿Pancita y comes bien?

Por: Diabetes Juntos x ti 07 Jun 2015
Tal vez el origen de tu grasa abdominal no esté en lo que comes.
¿Pancita y comes bien?

Muchas personas, sobre todo mujeres, acumulan grasa en el vientre a pesar de llevar una sana alimentación. Esto se debe a una hormona llamada cortisol, a la que se le conoce como la hormona del estrés. En altas concentraciones el cortisol puede causar varios trastornos en el cuerpo.

¿Qué pasa con el cortisol?

El estrés es un mecanismo de defensa que le permite al cuerpo reaccionar ante situaciones de peligro. El cerebro “avisa” que existen circunstancias peligrosas y entonces las glándulas suprarrenales liberan cortisol, el cual es capaz de estimular la síntesis de glucosa a partir de proteínas y de otras sustancias para que esta energía sea usada urgentemente. Esta es la razón por la cual los niveles de glucosa en sangre se elevan cuando estás estresado.

Te recomendamos este video

Una vez que lo anterior ocurre, el cuerpo cambia su metabolismo normal (anabólico), centrado habitualmente en la reparación y creación de nuevos tejidos, a un metabolismo catabólico que sólo persigue enviar energía a los músculos para que actúen en defensa.

Cortisol y aumento de peso

El estrés está considerado, ahora, como una enfermedad, de ahí que se estén realizando varios estudios para conocer sus implicaciones en la salud. Derivado de dichas investigaciones, ahora se sabe que el cortisol influye en el proceso metabólico mediante el cual los lípidos se transforman en ácidos grasos. Esto quiere decir que niveles altos de cortisol facilitan la “fabricación” de grasas a partir de los alimentos. Y esa grasa de más comienza a depositarse en el tejido adiposo, principalmente del abdomen.

PUBLICIDAD

La causa de que esta grasa se fije especialmente en la zona del abdomen no está del todo clara aunque se piensa que esta hormona afecta también a su distribución en el conjunto del organismo, haciendo que se establezca principalmente alrededor de los órganos .

Así que si eres de los que se ponen a dieta, comen saludable y aún así no bajan de peso, podrías intentar mantener tu estrés en control para ver si así logras tu peso ideal.