Nuestros sitios
Compartir

Pierde peso sanamente

Por: Diabetes Juntos x ti 17 Abr 2015
¡Consejos para que nunca lo recuperes!
Pierde peso sanamente

Bajar de peso no es una mera cuestión estética, la realidad es que mantenernos en un peso saludable de acuerdo a nuestra estatura, sexo y edad es una de las formas más simples de prevenir el desarrollo de enfermedades crónicas o incluso, controlarlas. Por ejemplo, si bajas de peso, tus niveles de glucosa pueden bajar, lo que te ayudaría a tener un mejor control de tu Diabetes.

Y para bajar de peso existen dos herramientas fundamentales: la práctica de ejercicio y la buena alimentación. Desgraciadamente, existe mucha desinformación acerca de cómo utilizar estas herramientas o de cómo alcanzar la meta de pérdida de peso.

¿Cómo bajar de peso sanamente?

Te recomendamos este video

Estas recomendaciones pueden ayudarte:

  • Conoce tu cuerpo. El cuerpo está compuesto por músculos, huesos, grasa y vísceras. Los músculos están formados por proteínas, pero también por grasa. Una óptima pérdida de peso contempla que te deshagas de la grasa, no del músculo, por ello es necesario que combines la práctica de ejercicio con una buena alimentación, ya que con el primero ayudas a fortalecer los músculos, lo que ayuda a que no los pierdas y a que quemes más grasa, ya que unos músculos fuertes, requieren mayor energía que se obtiene de los depósitos de tejido graso. Es recomendable que asistas con un especialista para que determine tu porcentaje de grasa y te explique si realmente tienes que perder peso.
  • Ten calma. La pérdida de grasa corporal es un proceso lento. Cada kilogramo de sobrepeso, representa unas 7 mil calorías, lo que significa que tendrás que tener una dieta con un déficit de calorías de por lo menos 500 o mil y acompañarlo con un régimen de ejercicio. De esta forma estarías perdiendo de medio kilo a un kilo de peso por semana. Quizá te parezca poco, pero se notará inmediatamente en tu medida de cintura.
  • No dejes de comer. Es un error muy común, pero trae consecuencias devastadoras. Cuando dejas de comer, le envías a tu cuerpo la señal de que debe guardar, lo que trae como consecuencia que lo poco que bajes, lo recuperes pronto, ¡hasta el doble! Mejor opta por comer saludable.
  • Cuenta las calorías. Para perder peso es necesario que se dé un déficit de energía para utilizar las reservas de grasa del cuerpo. Debes reducir las cantidades de alimento en cada una de las comidas.
  • Realiza 3 comidas y 2 colaciones. Esto no significa que vas a comer más, sino que vas a dividir los alimentos que debes consumir al día en mayor número de comidas. Comer pequeñas cantidades más frecuentemente estimula la quema de grasa, reduce el apetito y te ayuda a mantener tu masa muscular.
  • Contempla los carbohidratos. Es común que las personas que quieren bajar de peso y aquellas con Diabetes eliminen por completo los carbohidratos, pero esto es un error. Los carbohidratos son la principal fuente de energía para el cuerpo, si haces ejercicio y no los consumes, se agotarán tus reservas de energía rápidamente, te sentirás fatigado y no tendrás la capacidad de aumentar la intensidad de tu ejercicio ni realizar las demás actividades diarias. Para bajar de peso pero sin sacar estos nutrimentos de tu dieta, debes aprender a elegir tus carbohidratos.
  • Consume suficientes proteínas. Son muy importantes para mantener tu masa muscular. Incluye en cada comida alimentos ricos en proteína y bajos en grasa como quesos frescos, yogurt o leche descremados, pollo, pescado, carnes magras, etc.
  • Checa tu consumo de grasas. Son un nutrimento esencial para el adecuado funcionamiento del cuerpo, sin embargo hay que moderar su consumo, ya que cada gramo de grasa aporta 9 calorías. Por ello evita el consumo de alimentos fritos y modera el consumo de aderezos a base de grasas como cremas, mantequillas, mayonesa, etc. Selecciona alimentos bajos en grasa y prefiere las grasas de origen vegetal.
  • Practica ejercicio. El ejercicio activa a tu cuerpo, tus músculos, tus huesos y tu metabolismo, esto permite que quemes más calorías lo que te ayuda a deshacerte de la grasa corporal que tienes acumulada. Lo mejor es que tras el ejercicio tu cuerpo continúa quemando calorías rápidamente y consumiendo glucosa, lo que te ayuda a un óptimo control de tu Diabetes.