Nuestros sitios
Compartir

Resistencia a la insulina e intolerancia a la glucosa

Por: Diabetes Juntos x ti 18 Nov 2015
Son condiciones previas al desarrollo de Diabetes 2
Resistencia a la insulina e intolerancia a la glucosa
Como sabes, la insulina es una hormona que se produce en el páncreas y su función es la de proporcionar energía a las células del cuerpo mediante la glucosa.

A excepción de las personas con Diabetes tipo 1, quienes dependen de una aplicación manual de esta hormona, la insulina generalmente se produce conforme a las exigencias de lo que se consume, es decir: a mayor cantidad de glucosa, mayor cantidad de insulina debe generarse para metabolizarla.

¿Qué es la resistencia la insulina?

Sin embargo, cuando el nivel de glucosa se mantiene elevado constantemente, las células del organismo desarrollan resistencia a la acción de la insulina. Esta resistencia aumenta gradualmente, y se hace necesaria mayor cantidad de insulina para tratar la glucosa excedente en la sangre, no obstante, la insulina ya no funciona como debe y es ahí cuando comienzan las complicaciones, pues el nivel de glucosa en la sangre continúa aumentando sin control y trayendo consigo consecuencias como riesgo de enfermedad cardiaca, intolerancia a la glucosa y Diabetes tipo 2.

Factores de riesgo para desarrollar resistencia a la insulina

Algunos factores de riesgo para desarrollar la resistencia a la insulina son:

  • Tener antecedentes familiares de Diabetes
  • Diabetes gestacional en las mujeres
  • Sobrepeso u obesidad
  • Falta de ejercicio físico
  • Exceso de grasa abdominal

Intolerancia a la glucosa

La intolerancia a la glucosa es una condición consecuente con la resistencia a la insulina, y se refiere precisamente a ese estadio durante el cual la insulina producida por el páncreas resulta insuficiente para metabolizar el azúcar en la sangre que se recibe a través de la alimentación, por lo que el nivel de glucosa se mantiene elevado incluso en ayunas con niveles mayores de 100 a 125 mg/dL, o bien, con niveles mayores a 140 mg/dL después de comer; a la intolerancia a la glucosa se le conoce también como prediabetes, pues el nivel de azúcar en la sangre, aunque elevado, no puede clasificarse aun como Diabetes (niveles mayores de 200 mg/dL).

Es importante aclarar que esta condición se puede cambiar para evitar el diagnóstico de Diabetes mediante cambios en el estilo de vida, la alimentación y la actividad física. Además, revertir la resistencia a la insulina y la consecuente intolerancia a la glucosa, evitan otro tipo de riesgos para la salud en general.