Nuestros sitios
Compartir

Tabaquismo en niños y adolescentes

Por: Diabetes Juntos x ti 31 May 2013
Su uso como resultado de presión social en tus hijos
Tabaquismo en niños y adolescentes

El tabaquismo es un hábito contagioso, no por ello significa que tenga el mismo efecto que una enfermedad viral, sin embargo, la nicotina que contiene el cigarro es adictiva y provoca que quien ha provado un cigarrillillo alguna vez en su vida, volverá a hacerlo. Lo mimso ocurre con quienes están a tu alrededor (sobre todo cuando se trata de niños y adolescentes), si fumas cerca de quien no lo hace, facilmente podrás influenciar en su desición para inicarse en el mundo del tabaquismo.

De cauerdo con un estudio publicado por la revista Journal of Adolescent Health, los jóvenes y adolesscentes en edad de 13 a 18 años son más vulnerables a ser influenciados mediante la presión social para comenzar a fumar, sobre todo cuando amigos o personas cercanas a ellos lo hacen.

Te recomendamos este video

Además el estudio reveló que la conducta de los niños con respecto al tabaco se ve afectada de forma significativa por los hábitos de padres y compañeros tanto en la escuela intermedia como en secundaria. Sin embargo, la influencia de los amigos es mayor en la escuela intermedia.

Se ha demostrado también que los amigos ejercen una menor influencia en hábitos de tabaquismo en chicas que en chicos, esto se debe a que los hombres tienden a fomentar la amistad compartiendo algunas conductas, mientras que las mujeres se centran más en compartir emociones, por lo tanto, es posible que ellos adopten conductas de riesgo provenientes de sus amigos y que con el timepo éstas aumenten considerablemente.

 

Programas contra tabaquismo en jóvenes

PUBLICIDAD

Los hallazgos del estudio podrían, según los investigadores, ayudar a la mejora de programas contra el tabaquismo así como el desarrollo de habilidades cuya cararterística principal se componga de segurirdad e independencia en los jóvenes, lo que derivará en la reducción del consumo de cigarrillos al inicio de la educación secundaria.

La mejor manera de evitar que tus hijos comiencen a fumar es mantenerlos informados y facilitarles cada una de las herramientas necesarias para controlar su autoestima.

 

LEE MÁS CONTENIDO