Nuestros sitios
Compartir

De corazón, cuida tu Diabetes

Por: Diabetes Juntos x ti 25 Jun 2013
El mal control de este padecimiento podría afectar tu salud cardiovascular.
De corazón, cuida tu Diabetes

Cuando no existe un buen control de la Diabetes, la acumulación de glucosa en sangre, daña progresivamente los vasos sanguíneos y acelera el proceso de arteriosclerosis aumentando el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular: angina, infarto agudo de miocardio.

Además, la Diabetes sin control incrementa la posibilidad de enfermedad cerebrovascular o afectación de las arterias periféricas, pues para entrar en el cerebro la glucosa no necesita insulina, ya que penetra directamente desde la sangre. Mantener unos niveles constantes de glucosa en la sangre evita que se produzcan daños a nivel del sistema nervioso.

Te recomendamos este video

Según la Asociación Americana del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés), la Diabetes es un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades que tiene que ver con el corazón. Dos tercios de las personas con diabetes mueren por alguna causa relacionada con el corazón o los vasos sanguíneos. Las personas adultas que tiene Diabetes son cuatro veces más propensos a sufrir ataques al corazón o embolias que las personas que no tienen la enfermedad.

Que no enferme tu corazón

PUBLICIDAD

Uno de los padecimientos más comunes entre quienes padecen Diabetes y no se controlan, es la cardiopatía isquémica, se origina debido a que las arterias que irrigan sangre al corazón se obstruyen provocando la muerte de un segmento de ese órgano por la falta de irrigación sanguínea. La obstrucción puede ser ocasionada por la formación de un trombo o coágulo al interior de las arterias.

Otros riesgos son:

  • Angina de pecho: se trata de un dolor agudo en el pecho que se manifiesta cuando se hace algún esfuerzo y desaparece cuando se descansa.
  • Apoplejía: se produce debido a un coágulo o a la ruptura de un vaso sanguíneo lo que provoca que no llegue suficiente sangre al corazón.
  • Cardiomiopatía: es cuando los tejidos del corazón se tornan más grandes, más gruesos y más rígidos de lo normal, lo cual dificulta el bombeo de sangre.
  • Arteriosclerosis: se trata de un endurecimiento de las arterias y pérdida de flexibilidad de éstas. Sucede por una acumulación de grasa en las arterias que disminuye la luz de los vasos y reduce el paso de sangre. A esta acumulación se le denomina placa aterosclerosa.