Nuestros sitios
Compartir

¿Dónde me debo inyectar la insulina?

Por: Diabetes Juntos x ti 29 Jul 2016
Aprende el dónde y cómo inyectarte tu insulina.
¿Dónde me debo inyectar la insulina?

Si te acaban de diagnosticar Diabetes tipo 1 es muy probable que lo que te cause más angustia sean las inyecciones de insulina a las que deberás someterte; esto es natural ya que la mayoría de las personas que se enfrenta a esta nueva etapa no sabe bien cómo hacerlo.

Para evitar sufrimientos innecesarios, aquí te presentamos unos consejos sobre cómo inyectarte insulina en el cuerpo.

¿Dónde me debo inyectar la insulina?

Te recomendamos este video

Lo primero que debes saber es que la zona habitual para las inyecciones de insulina es el tejido subcutáneo. ¿Dónde se encuentra? Es la zona compuesta por grasa y tejido fibroso ubicada entre la piel y el músculo. De esta manera, cualquier lugar de nuestro cuerpo donde existan estas capas de tejidos (donde los vasos sanguíneos, nervios, hueso o músculo no sean superficiales) sirve para meter la jeringa. Pero existen algunos sectores de más fácil aplicación y que representan menos dolor que otros.

Los lugares más comunes son los brazos, muslos, abdomen y glúteos. Algunos pueden representar ciertos obstáculos para la aplicación de insulina, como los glúteos, ya que el paciente debe hacerlo más en privado y buscar un momento adecuado.

¿Por qué allí?

PUBLICIDAD

Tradicionalmente los brazos representan el lugar más empleado por personas con Diabetes, ya que es de fácil acceso. Pero algunas investigaciones recientes han señalado que existe cierto riesgo de que la persona esté aplicando inyecciones intramusculares en lugar de subcutáneas. Esto se debe a que estas extremidades tienen, por lo general, una capa relativamente más delgada de tejido subcutáneo que otras zonas del cuerpo (principalmente en personas delgadas). Para evitar esto, las inyecciones deben hacerse en un ángulo de 45 grados y no de 90, o utilizar jeringas más pequeñas.

La zona del cuerpo donde más rápido se absorbe la insulina es la abdominal, por lo que si quieres inyectarte en este lugar sólo recuerda hacerlo, al menos, 5 cm alejado del ombligo.

Si buscas tener mejores resultados y evitar lesiones innecesarias, debes recordar rotar las zonas de aplicación, es decir, tratar de no repetir el mismo lugar de inyección más de dos veces. ¿Por qué? Se pueden formar nódulos o “chichones” que alteran la absorción de la insulina al torrente sanguíneo. Asimismo, evitarás lesiones en tu cuerpo.

Tips generales

De acuerdo con Becton, Dickinson and Company (compañía global de tecnología médica) los siguientes son consejos generales para el momento de la inyección:

  • Toma un par de centímetros de piel con tu dedo gordo y el índice y el medio, haciendo un pellizco y levantando un poco la piel. Si utilizas una aguja de 5 mm no necesitas hacer este pellizco, aun cuando te inyectes a un ángulo de 90°.
  • Introduce la aguja.
  • Sostén el pellizco de tal manera que la aguja no llegue al músculo.
  • Empuja el émbolo (o el botón de la pluma) para inyectar la insulina.
  • Suelta el pellizco.
  • Quita la aguja de tu piel.

También lee: 

¿Por qué necesito la insulina para el cuerpo? 

Las agujas para la aplicación de insulina.