Nuestros sitios
Compartir

Adolescencia con Diabetes

Por: Diabetes Juntos x ti 21 Jun 2016
La vida de un adolescente nunca es sencilla, cada día es una experiencia diferente: cambios físicos, sociales, psicológicos y sexuales comienzan a gestarse y, como […]
Adolescencia con Diabetes

La vida de un adolescente nunca es sencilla, cada día es una experiencia diferente: cambios físicos, sociales, psicológicos y sexuales comienzan a gestarse y, como en cada etapa, esta transformación se acompaña de nuevos misterios y sensaciones listas para ser descubiertas. Sin embargo, las cosas comienzan a complicarse cuando, durante esta etapa, una persona es diagnosticada con Diabetes tipo 1, pues situaciones como el enamoramiento o el bullying pueden llegar a ponerlos en aprietos.

Adolescencia con Diabetes

La adolescencia se caracteriza por ser una etapa de autoconocimiento, identificación con uno mismo y la búsqueda interminable de aceptación por parte de las otras personas. Debido a esto, cuando un adolescente sufre de alguna enfermedad que no tiene cura y solamente es posible mantenerla bajo control, con facilidad pueden desencadenarse comportamientos de ansiedad o rebeldía.

Te recomendamos este video

No obstante, esta manera de actuar también se debe a sobreprotección durante la niñez, ya que la estricta directriz de los padres no permite, que, llegada esta etapa, los adolescentes sean capaces de tomar decisiones propias; contrario a ello, comienzan a evadir sus responsabilidades, lo que puede generar descontrol en el cuidado de su Diabetes.

Desde luego, enfrentarse a la Diabetes no es nada sencillo, pues en ocasiones, estados de ánimo como la depresión, agresividad o frustración se apoderan de la persona poco después de enterarse que su rutina dará un giro drástico y tendrá que afrontar “la nueva vida con Diabetes”.

PUBLICIDAD

adolescencia-con-diabetes-1

La infancia, por lo general, termina a los 10 años de edad, dando paso a la adolescencia que finaliza a los 19 años. Durante esta etapa, relacionarse afectivamente puede convertirse en un reto difícil de sobrellevar para los jóvenes, sobre todo en la sociedad actual. Afortunadamente, existe una solución a este problema y se trata de tener una buena autoestima y confianza. Con estas dos armas, tu hijo podrá sentirse lo suficientemente seguro para manejar esta enfermedad sin ningún inconveniente. De esta manera, hacer ejercicio, inyectarse insulina, monitorear la glucosa y alimentarse correctamente serán aspectos de una vida completamente normal.

Aunque estas dos herramientas son esenciales para que el proceso tenga resultados positivos, también es necesario buscar la ayuda de un especialista, ya sea Psicólogo o Terapeuta, quien proporcionará los consejos adecuados para que el trabajo en equipo coseche los frutos con los que podrá enfrentarse a las situaciones de la vida diaria.

Una vez que la persona ha aceptado su enfermedad, es tiempo de comunicarlo. Es indispensable ser claros desde el principio de cualquier relación, no hay razón para sentir temor. El noviazgo puede parecer atemorizante, pero cuando a las personas amadas se les habla con la verdad, por lo regular suelen tener empatía, y una actitud de apoyo y cariño.

Desgraciadamente, el bullying puede complicar las cosas y enfrentarse a la presión social hace que los adolescentes oculten su enfermedad. En algunos ambientes podría ser difícil, casi imposible hablar del tema. Pese a esta problemática, el apoyo de la escuela con pláticas sobre educación en Diabetes y valores humanos, puede ayudar a resolver esta situación sin ningún altercado.

 

Fuentes: Héctor Sánchez Mijangos, Especialista en Diabetes; Karen D. Aguilar.