Por favor, active javascript para seguir navegando en este sitio

Iniciar Sesión
Cerrar
Inicia sesión para tener acceso a nuestro contenido premium


Olvidé mi contraseña
Cerrar
La única membresía que te lleva de la mano hacia un estilo de vida mas saludable
BENEFICIOS Tarjeta de descuentos
Línea de ayuda 24x7
Consulta médica por videollamada
Talleres con especialistas
10 revistas al año y 2 especiales
Suscríbete por $950 al año
Obtén contenidos exclusivos aquí

Ataque de angustia

Escrito por:
Comparte la nota

Al llegar la noche parece que el mundo te cae encima, comienzas a temblar, tu respiración se eleva, el miedo te invade, a pesar de estar mojado en sudor, los escalofríos evitan que te quites las cobijas, la intensidad aumenta y con ella la opresión en tu pecho. Éstas son características de una crisis de pánico.

Las crisis de pánico son estados de temor o episodios de ansiedad, generalmente aparecen cuando la persona se somete a una situación tensa, como distanciamientos, culminación de relaciones amorosas, pérdidas o temor a morir.

PUBLICIDAD

De acuerdo a estudios, el 10% de la población mundial ha padecido alguna crisis, claro, sin llegar a desarrollar trastornos de pánico, los cuales los padecen del 1.4% a 2.9%.

Síntomas de crisis de pánico

Durante estos episodios, generalmente de 5 a 10 minutos, suelen aparecer, de manera brusca, hasta cuatro de los siguientes síntomas:
  • Palpitaciones
  • Ahogo
  • Sudoración
  • Debilidad
  • Mareos
  • Entumecimiento de las manos
  • Sensación de ahogo
  • Dolor u opresión en el pecho
  • Visión borrosa
  • Llanto incontrolable
  • Angustia interminable.

Algunas veces tales estados se suelen dar en lugares cerrados, en el transporte público e incluso en el trabajo, por ello cuando se comienzan a sentir, es recomendable aguardar en el lugar, intentar calmarse con ejercicios de respiración (inhalar profundamente y exhalar varias veces), pensar en otras cosas, por ejemplo, cantar una canción en la mente o contar del uno al 100.

Ante tal situación, es necesario acudir con un psicólogo para controlar su aparición. Sin embargo, la mayoría de las veces las personas que sufren de ello, deambulan de doctor a doctor, de consultorio a consultorio, sin seguir un tratamiento por completo, así que acércate y acata las recomendaciones. Todo depende de tu actitud y tu confianza para salir adelante.

Relacionadas
Diabetes Juntos x Ti

El contenido al que estás tratando de acceder es reservado para usuarios registrados. Puedes leer más en el siguiente enlace:

Obtener más información
Redirigiendo en 10