Nuestros sitios
Compartir

7 consejos para cuidar tu mente

Por: Diabetes Juntos x ti 29 May 2014
Ten una mente ágil y creativa
7 consejos para cuidar tu mente

Todos podemos desarrollar estrategias para mantener agilidad y tranquilidad mental a lo largo de los años. Existen maneras fáciles para conseguirlo y disfrutar cada día plenamente:

1. Ejercita tu memoria. La memoria funciona como un músculo. Si no la ejercitas, pierde fuerza. Empieza por hacer ejercicios sencillos, como recordar números telefónicos, direcciones o las actividades que realizaste en días anteriores.

Te recomendamos este video

2. Practica la asociación de ideas. Las asociaciones mentales ayudan a recordar; por ejemplo: “Me acuerdo que el cumpleaños de Fernando es el 3 de marzo, porque tiene tres hermanos y marzo es el tercer mes del año”.

3. Resuelve pasatiempos. Hacer crucigramas y problemas de cálculo mantiene tu mente con muy buena salud y vitalidad. Recuerda que no debes estresarte al resolver estos juegos, pero debes encontrar un nivel de dificultad que te estimule.

4. Activa tu sociabilidad. Platicar con las personas e intercambiar puntos de vista es muy importante y enriquecedor. Practica la sana costumbre de conversar de lo que sea y escucha con atención lo que los demás pueden decirte. Busca personas a tu alrededor que tengan aficiones similares a las tuyas. Organiza actividades con ellas, la compañía enriquece al espíritu y mantiene tu mente alejada de las preocupaciones por la Diabetes.

5. Sé creativo. ¿Mueres de ganas por aprender alguna actividad? Date el tiempo para hacerlo, de esta forma te sentirás útil y lograrás activar la creatividad de tu mente. No busques la perfección, recuerda que la finalidad es crear.

6. Motívate. Busca aficiones que te motiven a seguir adelante, como actuar en obras de teatro, coleccionar cosas, dar un paseo en bicicleta, jugar con los amigos, etc. Se sabe que el cerebro de las personas que practican un hobby resiste mejor el paso de los años.

7. Serénate. La mente necesita momentos de calma. Meditar, relajarte, respirar o simplemente sentarte a escuchar el silencio pueden ayudarte a mejorar tu tranquilidad interior.