Nuestros sitios
Compartir

Disfunción eréctil: ¿un asunto de hombres?

Por: Diabetes Juntos x ti 11 Jun 2013
Alrededor de 35 a 50% de los hombres con Diabetes presenta algún tipo de disfunción eréctil.
Disfunción eréctil: ¿un asunto de hombres?

La disfunción eréctil es la incapacidad repetida para lograr una erección lo suficientemente firme y duradera para culminar una relación sexual. También puede ser definida como una capacidad inconsistente para hacerlo, o una tendencia a tener solamente erecciones breves.

Este padecimiento puede deberse a factores psicológicos o biológicos e incluso puede significar que los vasos sanguíneos de quien la padece están obstruidos.

Te recomendamos este video

Las personas con Diabetes mal controlada suelen presentar el problema debido a que ya han sufrido daño en los nervios. Muchos hombres que acuden al médico por este mal descubren que padecen Diabetes, así que la disfunción eréctil puede ser un marcador de ésta.

Se calcula que entre el 50 y 70% de los varones con Diabetes padecen algún grado de disfunción, la cual incrementa con la edad, llegando a ser 95% en a partir de los 70 años.

PUBLICIDAD

¿Qué sucede?

Para que la erección se realice, se requiere de una secuencia precisa de eventos: todo inicia con un estímulo que puede ser visual, auditivo o táctil, esto activa una parte del sistema nervioso que produce una relajación muscular y un mayor flujo de sangre al pene; conforme el volumen aumenta, las venas (por donde sale la sangre) del miembro se comprimen para acumular 10 veces más sangre de la que hay cuando está flácido.

Si alguno de estos eventos falla, la erección no se logra adecuadamente. Las complicaciones vasculares o nerviosas que se presentan cuando hay un mal control de la Diabetes y pueden alterar el proceso de erección dando lugar a la disfunción eréctil.

Existen otros factores que pueden contribuir al desarrollo de disfunción eréctil:

  • Antecedentes de lesión en el pene.
  • Existencia de desequilibrio hormonal.
  • Condiciones de estrés crónico, ansiedad, depresión o relación conflictiva con la pareja.
  • Edad mayor a los 65 años.

¿Cómo se trata?

Lo primero que se debe hacer es identificar las causas de la disfunción, es decir si tiene un origen biológico o psicológico. De esto dependerá al tratamiento a seguir. Por lo general se comienza con métodos poco invasivos y se van empleando medicamentos más potentes hasta obtener los resultados esperados.