Nuestros sitios
Compartir

¿El ESTRÉS engorda?

Por: Diabetes Juntos x ti 20 Sep 2018
¡Descúbrelo!
¿El ESTRÉS engorda?

Mucho se habla sobre el estrés y su papel en nuestra salud. La verdad es que se han hecho numerosos estudios al respecto y se ha encontrado que vivir estresado tiene consecuencias severas tanto en la salud física como en la salud mental.

Hipertensión arterial, mal control de la Diabetes, problemas para conciliar el sueño, problemas en el corazón y jaquecas, son algunos de los padecimientos más conocidos que son desencadenados por el estrés. Sin embargo, ¿sabías que mantenerte estresado engorda? Sí, así es.

¿Cómo engorda el estrés?

Imagina alguna situación que te cause estrés, angustia, enojo. Cuando te encuentras en alguna de esas situaciones, el hipotálamo responde al estrés segregando hormonas corticotropinas (CRH) las cuales viajan hasta la glándula pituitaria, la cual reacciona liberando unas sustancias denominadas adrenocorticotrópicas. Estas hormonas estimulan a las glándulas suprarrenales que inundan el torrente sanguíneo con hormonas de estrés: cortisol y epinefrina (comúnmente llamada adrenalina).

La adrenalina prepara al cuerpo para que éste tenga una reacción de “instito de supervivencia” algo así como Pelea y huye. Esta reacción incluye:

  • El ritmo cardiaco y el pulso se aceleran para enviar más sangre a los músculos y órganos.
  • Los bronquios se dilatan para recibir oxígeno adicional para alimentar al cerebro y mantenerte alerta.
  • Los vasos sanguíneos se comprimen para atenuar el sangrado en caso de una herida

Por último, la adrenalina y otra hormona llamada cortisol liberan glucosa al torrente sanguíneo para que sea usada como fuente de energía en caso de una emergencia. Esto funciona bien en caso de estrés a corto plazo, como huir en bicicleta si un rottweiler te persigue, pero a largo plazo provoca que mantengas elevados niveles de glucosa en sangre (si tienes Diabetes, ahora sabes el por qué no logras controlarla).

El cortisol también puede indicar a tus células que acumulen tanta grasa como puedan para inhibir la respuesta corporarl de quemarla para producir energía. Esto sucede cuando los nuveles de cortisol se mantienen elevados debido a factores estresantes a largo plazo.

Un alto nivel crónico de cortisol a largo plazo trastorna los sistemas de control metabólico del cuerpo: los músculos se atrofian, se eleva el azúcar sanguíneo, aumenta el apetitito, te hace comer por ansiedad y esto ayuda a que ganes peso; aunado a que tus células, por orden de la hormona, están guardando “grasa extra”. Lo peor es que la grasa tiene a guardarse en el área abdominal y las arterias. Esto se debe a que la grasa visceral (la que se pega en tus órganos) tiene más receptores de cortisol que la que se aloja en la piel. El resultado es que acumulas más grasa abdominal en vísceras, la cual es peligrosa y te lleva al desarrollo de Síndrome metabólico y Diabetes.

Es decir, no sólo el estrés te engorda, sino que te enferma, puede llevarte al desarrollo de Diabetes y en caso de tenerla, es un factor determinante de descontrol. De ahí que la recomendación de los expertos sea aprender a manejar el estrés y vivir lo más relajadamente que se pueda.