Nuestros sitios
Compartir

Vida y Salud

Estrés y Diabetes, relación peligrosa

Por: Diabetes Juntos x ti 08 May 2014
Conoce por qué afecta tu glucosa
Estrés y Diabetes, relación peligrosa

Pasar horas atorados en el tránsito de esta ciudad, tener un día de trabajo extenuante o tratar incansablemente de encontrarle una solución a los problemas familiares son tan sólo algunas de las múltiples situaciones que provocan la aparición de estrés en el organismo.

Cuando manifestamos estrés, el cuerpo se prepara para actuar: se empiezan a segregar diferentes hormonas que proporcionen a las células energía para estar alerta ante la situación que se presente. El problema con las personas con Diabetes es que la insulina no siempre es capaz de trasladar la energía extra a las células y, por consiguiente, la glucosa se acumula en la sangre.

Te recomendamos este video

Lo anterior provoca que las hormonas producidas por el estrés, cuyo objetivo es lidiar con el peligro en el corto plazo, permanezcan trabajando durante un largo periodo. Así, cuando las situaciones estresantes son de larga duración, también los niveles altos de glucemia son prolongados.

Estrés y Diabetes

De acuerdo con la Asociación Americana de Diabetes (www.diabetes.org), el estrés en quienes viven con Diabetes puede alterar los niveles de glucemia. Esto sucede de dos maneras:

  1. En primer lugar, las hormonas que se liberan como consecuencia del estrés pueden alterar los niveles de glucemia en forma directa.
  2. Y, en la mayoría de los casos, es probable que las personas que sufren de estrés no se cuiden como corresponde: tienden a beber más alcohol, son más sedentarias o no planifican sus comidas.
PUBLICIDAD

El mismo padecimiento provoca situaciones de estrés en quienes lo padecen, por lo que aprender a lidiar con esta carga en específico es de suma importancia. Existen especialistas médicos que pueden ayudarte a encontrar la mejor solución a dicho problema.

Consejo 

Piensa en cuáles son los aspectos que te resultan más estresantes de vivir con Diabetes. Tal vez sea tomar los medicamentos, medirte los niveles de glucosa correctamente, hacer ejercicio, controlar tus hábitos alimenticios, etcétera. Una vez hecho esto, piensa profundamente en los grandes beneficios que estas acciones tienen en tu calidad de vida. Así, habrás dado un primer paso hacia el control del estrés.

Diferentes estudios señalan que el aprender a relajar de forma adecuada y oportuna cuerpo y mente tiene numerosos efectos benéficos sobre la salud, entre ellos, reducir los niveles de cortisol y otras hormonas generadas por el estrés, y reducir la presión arterial.