Por favor, active javascript para seguir navegando en este sitio

Iniciar Sesión
Cerrar
Inicia sesión para tener acceso a nuestro contenido premium


Olvidé mi contraseña
Cerrar
La única membresía que te lleva de la mano hacia un estilo de vida mas saludable
BENEFICIOS Tarjeta de descuentos
Línea de ayuda 24x7
Consulta médica por videollamada
Talleres con especialistas
10 revistas al año y 2 especiales
Suscríbete por $950 al año
Obtén contenidos exclusivos aquí

Lucha contra el cáncer de mama

Escrito por:
Comparte la nota

Ante el cáncer ella decidió sonreír y salir adelante, Sandy Salgado Alatorre comparte con nosotros su lucha contra el cáncer de mama. Conoce su historia.

Así se lucha contra el cáncer de mama

Se necesita actitud, fortaleza, pero también una sonrisa y el apoyo, porque cuando te sientes cobijada por la persona que está a tu lado se rompen muchas barreras.

El diagnóstico de Sandy

Yo iba a muchas conferencias médicas y pensaba que sabía todo sobre cáncer y sorpresivamente me di cuenta que no era así.Yo hacía mucho ejercicio, dos horas en la mañana y dos horas en la tarde, trabajaba como modelo-edecán, y en este trabajo el físico es lo primordial, pero una noche al aplicarme la crema me sentí una bolita, pensé que era provocado por un cambio hormonal y era un barrito, pero no. Ese “barrito” resulto ser un cáncer hormonal.

Como ya tenía el antecedente familiar, le comenté a mi prima que tenía una bolita y ella me dijo que me fuera inmediatamente a hacerme estudios, me hicieron un ultrasonido por la edad y salió que tenía tres bolitas, al mes ya no eran tres sino cinco del lado izquierdo y tres del lado derecho, afortunadamente las del lado derecho son benignas y siguen allí, por lo que tengo que seguir revisarlas constantemente.

El tratamiento

Voy a cumplir dos años de la cirugía,  yo empecé con la cirugía, porque se supone que estaba en fase 1, ya cuando me operaron ya estaba en fase 2-3, avanzó muy rápido.

La cirugía fue radical afortunadamente me metieron en expansor, y no se esperaba que me dieran quimios o radiación, pero en mi interior algo me decía que sí las recibiría y así fue, yo recibí solo 6 quimios (las famosas platinum) y radiaciones, las cuales a mi me pegaron más fuerte, incluso le decía al Médico: “quítamelas y dame más quimios pero no más radioterapias”. Él me decía: “que estaba loca que cómo quería eso”.

Yo en las radiaciones me desmayaba, mientras todas mis compañeras estaban enteras. Además, sentía que si abría la boca iba a radiar a todo mundo, sentía que era un superhéroe y eso es en lo que te conviertes para muchas personas.

Actualmente tengo que tomar todos los días una pastilla de quimio por 5 años, me la suspendieron un mes porque traía unos trastornos raros y teníamos miedo que se hubiera ido al cerebro, pero gracias a Dios no fue así. Por ello es tuve que comenzar otra vez el proceso y son 5 años los que me faltan de tomar la pastilla.

La verdad si tengo muchos conflictos con la pastilla porque provoca que te duelan mucho los huesos y las articulaciones, además de que te sientas agotada, pero si tú me ves, yo siempre voy a estar sonriendo, desde que tengo uso de razón, siempre sonreía y creo que una sonrisa cambia muchas cosas. Yo dije no voy a dar el gusto a nadie de verme mal, por mi y por mis hijos.

Probablemente me quiten la matriz y esperemos que con ese cambio se ajuste más cosas.

Su vida cambió, incluso mejoró

Si cambió mi vida, te puedo decir que FUCAM voluntariado fue quien me acogió y ahora soy parte de la plantilla FUCAM, estoy en la tienda rosa. Ahora mis compañeras van y me buscan. Al estar allí y que me vean con mi un nuevo look, la gente puede darse cuenta que sí se puede.

Es todo un proceso, no es fácil pero cuando cuentas con el apoyo de la gente adecuada y de toda tu familia FUCAM y tu familia, sales adelante. Porque cuando te dicen: “tienes cáncer”, te enojas mucho y dices por qué a mi, pero mejor hay que cambiar la frase y que sea para qué a mi.

Yo creo que es para ser un ejemplo para las demás personas, para que puedas decirles chécate a tiempo, no lo dejes para mañana, hay que vivir el hoy, porque un día, un minuto puede cambiar todo. Enseñarles que puedes salir adelante, que puedes sobrevivir.

Además, deben saber que no necesitas estar enfermo para aventurarte a hacer lo que quieres, quien iba a decir que iba a traer el cabello mega cortito o no tener cabello y que me iba andar en la calle así, sin sentir pena, sintiéndome cómoda. Ahora lo disfruto, es lo mejor que puede hacer es tener el cabello corto, porque con estos bochornos que me dan sería insoportable. Lo tienes que ver con una sonrisa y decir sigo adelante.

Tú decides, ¿vivo con una sonrisa o vivo enojada? Entonces yo decidí por mi misma, por mi familia y por mis amigos vivir contenta.

Madre e hija juntas contra el cáncer de mama

Relacionadas
Diabetes Juntos x Ti

El contenido al que estás tratando de acceder es reservado para usuarios registrados. Puedes leer más en el siguiente enlace:

Obtener más información
Redirigiendo en 10