Nuestros sitios
Compartir

¡Ojo con la Diabetes!

Por: Diabetes Juntos x ti 05 Jun 2013
¿Sabes cuál es la principal causa de ceguera en el mundo? Se trata de un problema derivado del mal control de la Diabetes
¡Ojo con la Diabetes!

La retinopatía diabética es uno de los problemas en los ojos que puede acarrear la Diabetes mal controlada. Este padecimiento es la mayor causa de ceguera en países como Estados Unidos.

Las personas con Diabetes y que no la controlan, tiene 25 veces más probabilidades de sufrir ceguera por el desarrollo de enfermedades como glaucoma, cataratas, neuropatía óptica y retinopatía. Esta última constituye la complicación visual más importante en los pacientes con Diabetes.

Te recomendamos este video

La retinopatía diabética ocurre cuando la Diabetes daña los pequeños vasos sanguíneos presentes dentro de la retina, la cual es el tejido sensible a la luz ubicado en la parte posterior del ojo. Gracias a ella y a la señal que envía a tu cerebro, es que puedes ver todo lo que te rodea. Para poder observar con claridad, debes tener una retina sana.

Además, la retinopatía puede producir hemorragias, disminuir la sensibilidad de la piel y reducir la visión. Los factores que ayudan a su desarrollo y progresión son: control glucémico inadecuado, hipertensión arterial, duración de la diabetes y tabaquismo.

PUBLICIDAD

Échale un ojo a tu Diabetes y detecta si has tenido:

  • Visión doble o borrosa.
  • Visión de anillos, luces titilantes o manchas en tu campo visual.
  • Manchas oscuras o flotantes.
  • Dolor o presión en uno o ambos ojos.
  • Dificultad para ver objetos ubicados hacia las esquinas de los campos visuales.

Aunque sientas que todo va bien, es necesario que te practiques un examen de la vista por lo menos una vez al año. Recuerda que descubrir y tratar los problemas anticipadamente es la clave para gozar de buena salud y de una gran calidad de vida.

¡Mucho ojo!

Para evitar el desarrollo de ésta y de otras complicaciones, te recomendamos:

  • Cuidar que tus niveles de glucosa sean óptimos estables.
  • Monitorear tu glucosa diariamente.
  • Tomar tus medicamentos de acuerdo con lo prescrito por tu médico.
  • Hacer ejercicio.
  • Llevar una alimentación saludable.
  • Acudir con tu médico ante cualquier duda.
  • Realizarte chequeos constantes.
  • Acudir con el Oftalmólogo por lo menos una vez al año.