Nuestros sitios
Compartir

Sexo por ejercicio

Por: Diabetes Juntos x ti 19 Ene 2016
¿Se puede sustituir uno por el otro?
Sexo por ejercicio

Subir las escaleras hasta un segundo piso implica cierto esfuerzo, dicho esfuerzo es similar al que haces durante el acto sexual y, sin importar el tiempo o la intensidad, el sexo implica actividad física, pero al igual que muchas otras actividades en donde movemos el cuerpo, este no conforma una rutina de ejercicio formal.

El Doctor Carlos San Martín Blanco, Sexólogo y Director del Centro Interdisciplinar de Psicología y Salud, CIPSA de Santander, indica que los componentes esenciales del sexo están vinculados al erotismo y al placer.

Sexo por ejercicio

Sexo para adelgazar

De acuerdo con Ana Rosa Jurado, Sexóloga del Instituto Europeo de Sexología en Marbella, si tomamos en cuenta que la actividad sexual puede oscilar desde una relajante sesión de caricias, hasta una actividad física intensa, dependiendo de las prácticas y posiciones, resulta poco apropiado recomendar el sexo de forma genérica para adelgazar, como se podría recomendar una hora de caminata al día o 30 minutos de bicicleta, pues lo que cada persona necesita para adelgazar depende de su edad, condición física, género, actividades diarias, etc.

Sexo vigoroso

Uno de los mitos que refuerza la vinculación entre ejercicio físico y actividad sexual es la imagen del sexo como algo que necesariamente tiene que ser “vigoroso y muy activo”; sin embargo, no todos disfrutan esta modalidad durante el acto, pues para muchos una relación serena, tierna y delicada es mucho más placentera que un encuentro “vigoroso o violento”.

Además sería necesario determinar posturas y tipos de prácticas adecuadas para provocar un gasto energético determinado, sin mencionar que todo debe ser “normativo”, es decir que no cause frustraciones o desmotivaciones en la pareja ni en uno mismo.

Entonces, ¿el ejercicio y el sexo se llevan bien?

Existe cierta controversia respecto a si las relaciones sexuales previas a una competencia deportiva son benéficas o perjudiciales para el rendimiento de un deportista debido al efecto de relajación que se genera después del esfuerzo físico, por lo que San Martín explicó: “Son más los beneficios que puede reportar en el plano emocional, en cuanto al efecto de relajación que puede generar en el deportista, que el coste físico para alguien entrenado”.

Practicar ejercicio físico y hacer deporte contribuye a mejorar nuestra salud y, por ende también, nuestras relaciones. No obstante los especialistas insisten en que el sexo a pesar de suponer una actividad física por el simple hecho de estar moviéndote no tiene esta misma finalidad.