Nuestros sitios
Continúa leyendo:
¿Cómo se adquiere la Diabetes?
Comparte
Compartir

¿Qué debo hacer si me entero que tengo diabetes?

Por: Diabetes Juntos x ti 19 Ago 2021
La diabetes llega sin avisar y es cuando te preguntas "¿qué hacer si tengo diabetes?". Aquí te damos algunos consejos para lidiar con este mal.
¿Qué debo hacer si me entero que tengo diabetes?

La diabetes llega sin avisar, en momentos muy inoportunos y, por si esto fuera poco, decide quedarse a vivir con nosotros sin sentirse intimidada ante los múltiples esfuerzos por correrla o darle a entender que no es bienvenida en nuestra vida y es cuando te preguntas “¿qué debo hacer si me entero que tengo diabetes?”.

Cuando llega la diabetes, trae consigo un equipaje demasiado pesado y voluminoso que puede terminar ocupando gran parte de las habitaciones de nuestra vida personal y familiar. Sintiéndose dueña de la casa nos obliga a cambiar muchos de nuestros hábitos:

  • Horarios de comida diferentes que afectan las costumbres familiares.
  • Menús extraños: comer más de eso que no nos gusta y menos de aquello que nos fascina.
  • Gastos importantes que pueden desequilibrar las finanzas familiares, para pagar insulina, tiras de chequeo de glucosa, vitaminas, consultas médicas, Nutriólogo y terapeuta, etc.
  • Requerimientos de aprendizaje sobre ella, de continuos cuidados y de vigilancia de la salud.

Te recomendamos este video

Además, viene acompañada de algunos personajes con los que resulta difícil convivir, y que van influyendo en las relaciones familiares, como enojo, frustración, incertidumbre, tristeza, etc., de los que, dada la complejidad de su naturaleza, hablaremos en otro momento.

Puede suceder también que, ante la evidente presencia de la diabetes,  intentemos convencernos de que no está en casa y seguramente fue una alucinación cuando la vimos entrar por la puerta. De ese modo, adoptamos una postura de evasión, la ignoramos y hacemos como que no existe.

PUBLICIDAD

Actuar de esta forma suele ser muy peligroso, pues este padecimiento es un personaje demandante y berrinchudo: cuanto menos atención se le pone, más líos puede causar en el organismo de quien la tiene.

En otros casos, la aparición de la indeseable e inesperada Diabetes, suele robar la atención de todos, haciendo sentir a los demás que sus vidas no son tan importantes como la del miembro de la familia que la padece. Si elige reaccionar con protagonismo y logra convencer a la persona afectada de que los dos son unos mismo y gracias a ella podrá conseguir atención y cuidado de los demás, entonces puede lograr persuadirla para  que los otros miembros de la familia sean responsables de su presencia y su control, liberando a quien la padece (con semejante argumento) del compromiso particular con su propia salud y bienestar.

¿Qué hacer cuando te enteras que tienes diabetes y cómo convivir con la enfermedad?:

  1. Si eres quien la padece, es indispensable que aprendas a responsabilizarte de la atención que exige. La persona que mejor debe conocerla eres tú, pues sólo así lograrás vivir en paz con ella.
  2. Conócela bien. Observa cómo se comporta en tu vida, de qué manera reacciona ante tus hábitos, lee e infórmate sobre ella, intercambia experiencias con quienes la conocen: médicos, Educadores en Diabetes, Nutriólogos, terapeutas, otras personas que viven con ella, etc.
  3. Adáptate a su estancia en tu vida personal y familiar, considérala como alguien presente y con quien tendrás que lidiar y coexistir en los mejores términos.
  4. Mantenla al margen de tus proyectos profesionales,  de tus relaciones placenteras, tus sueños e ilusiones, de todo lo que quieres seguir disfrutando en la vida y que por ningún motivo está en oposición con su presencia. Es posible que tengas algunos sueños o planes en los que la Diabetes represente un obstáculo; de ser así, consúltalo con los profesionales de la salud que tienen la experiencia para asesorarte.
  5. No le prestes demasiada atención ni la ignores cuando se trate de tomar las decisiones importantes de la familia. Mejor establece límites de hasta dónde puede, o debe, involucrarse.
  6. No la utilices como excusa para no enfrentar tus relaciones personales. Es cierto que algunas veces tu estado de ánimo puede verse afectado por su influencia y te arrastre a reaccionar de manera desagradable con los que amas. Si esto ocurre, considera que siempre puedes pedir perdón para con ello, evitar malos entendidos o perder buenos amigos.
  7. Aprovecha su presencia para cuidarte, conocerte, valorarte y quererte más a ti mismo.