Por favor, active javascript para seguir navegando en este sitio

Iniciar Sesión
Cerrar
Inicia sesión para tener acceso a nuestro contenido premium


Olvidé mi contraseña
Cerrar
La única membresía que te lleva de la mano hacia un estilo de vida mas saludable
BENEFICIOS Tarjeta de descuentos
Línea de ayuda 24x7
Consulta médica por videollamada
Talleres con especialistas
10 revistas al año y 2 especiales
Suscríbete por $950 al año
Obtén contenidos exclusivos aquí

¿Por qué usar la copa menstrual?

Escrito por:
Comparte la nota

Porque es cómoda, higiénica y más fácil de lo que parece. Aquí te decimos por qué más usar la copa menstrual.

¿Por qué usar la copa menstrual?

Está de moda pero, en realidad, la inventaron desde 1930. Mide unos 5 cm y está hecha de silicón quirúrgico lo que la hace reutilizable e higiénica, además, es flexible y con bordes suaves por lo que muy fácil de manipular.

Ventajas de la copa menstrual 

  • Puede usarse hasta por 12 horas, lo que te deja tiempo para hacer el cambio en tu casa.
  • Absorbe 3 veces más que un tampón.
  • Hay distinto tamaños que se adaptan a las necesidades de las diferentes mujeres.
  • ¡Ahorras! Con los cuidados adecuados te dura, en promedio, 10 años.
  • Duermes mejor porque evita los escurrimientos por el movimiento durante la noche.
  • Contaminas menos pues no desechas toallas ni tampones.
  • Es discreta, no duele ni se siente, incluso puedes hacer ejercicio y nadar durante tu periodo.
  • El silicón no es compatible con el crecimiento microbiológico; por ello, inhibe la generación de microorganismos que pudieran adherirse a la copa.
  • Puedes observar con mayor precisión tu flujo menstrual: desde conocer sus características hasta checar si hay alguna alteración (color, olor, consistencia).
  • Para conservarla solo tienes que lavarla con jabón neutro al cambiarla y hervirla en agua una vez al mes.

Guía exprés para usarla

  1. Puedes estar parada o sentada en el WC. Antes y después de manipularla, lávate las manos.
  2. Dóblala por los bordes como un “taquito” para poder insertarla en la vagina –similar a un tampón- e introdúcela poco a poco. Puedes mojar con agua o un poco de lubricante los bordes para facilitar este paso.
  3. Acomódala con el dedo índice y una vez que esté totalmente dentro la sueltas y se abre.
  4. Puedes tratar de girarla un poco para asegurarte que quede bien colocada y te sientes cómoda.
  5. Para cambiarla, introduce tu dedo índice y presiona un poco uno de los lados, con ayuda del pulgar ve tirando suavemente hacía abajo. Vacía el contenido en el WC y enjuágala.

¡Haz cuentas!

PUBLICIDAD

Una mujer utiliza, en promedio, 25 toallas o tampones en cada ciclo menstrual, se recomienda cambiarlos cada 4 horas. ¡En un año desechas al menos 300 piezas!

También lee:

Cosas que no sabías de los pantiprotectores

Consejos para tu higiene íntima

Relacionadas
Diabetes Juntos x Ti

El contenido al que estás tratando de acceder es reservado para usuarios registrados. Puedes leer más en el siguiente enlace:

Obtener más información
Redirigiendo en 10